Coordinador General:  Rafael León Rodríguez
Representante en el exterior: Siro del Castillo

La Habana, 
 

Principal

Quiénes somos

Carta fundacional

Documentos

Renovación

Libro de Visitantes

Vínculos

 
 

El PDC es una organización política socialcristiana de la emergente sociedad civil en Cuba que, desde la oposición pacífica, labora en la búsqueda de propuestas y alternativas viables para la transición hacia la democracia en nuestra patria.

Fue fundada el 27 de noviembre de 1996 y, en ella, los laborantes del PDC, apoyados en el humanismo cristiano, hacemos nuestra la doctrina social de la Iglesia Católica, las prédicas del Padre Félix Varela y el imaginario del Apóstol José Martí.

Nuestros propósitos:

La democracia en Cuba, para, desde ella, trabajar por el respeto a todos los derechos humanos y el rescate de la soberanía popular - mediante la instauración del gobierno del bien común -, y el completamiento de la nación cubana. Basamentado en estos presupuestos filosóficos, éticos y políticos, el PDC, desde su creación, ha asumido una postura vertical y una línea de trabajo y de posición invariables, en la defensa de la independencia y soberanía nacionales.

¿Cómo vislumbramos los cambios?

Mediante un proceso sociopolítico multidimensional que implique la renovación de la sociedad desde la ética, posibilite la reconciliación nacional como fruto de la negociación respetuosa, el establecimiento de las confianzas mutuas y la tolerancia entre todos los sujetos involucrados en la transición pacífica; y consiga el completamiento de la nación cubana sin injerencias foráneas.

De nuestros presupuestos éticos...

El PDC reafirma la dignidad de la persona humana y reconoce la centralidad del hombre en la sociedad, en esa dirección, defiende y enarbola paradigmáticamente, el respeto de los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal y comparte el dolor de los que más sufren, por lo que prioriza la realización de una amnistía para los presos políticos y de conciencia y se declara a favor de la abolición de la pena de muerte.

En congruencia con nuestra filosofía humanista, y desde la sociedad civil, promocionamos la democracia participativa en el marco de una república liberal, optamos por la economía social de mercado y trabajamos por la solidaridad, la justicia y el bien común de la persona humana. En el entorno de nuestro trabajo político al interior de Cuba, pretendemos la socialización - con nuestra visión cristiana - de nuestras propuestas, en torno a la economía, la cultura y la política inspirados en el Magisterio de la Doctrina Socialcristiana.

 

Carta fundacional

La Habana, 27 de noviembre de 1996.

Nosotros, ciudadanos cubanos:

  • en las postrimerías del siglo XX, el cual ha estado marcado para el pueblo de Cuba por el afán, no alcanzado aún de varias generaciones de compatriotas por consolidar la nación, vivir en libertad y democracia y ejercer la soberanía nacional;

  • soberanía anhelada y cimentada desde el siglo XIX por el sacrificio de miles de hombres y mujeres que, como el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Mariana Grajales, Ana Betancourt, Calixto García, Máximo Gómez, Antonio Maceo y el paradigmático apóstol José Martí, dieron lo mejor de sí por el sueño de una república de todos, con todos y para el bien de todos, en la que la primera ley fuera el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre;

  • afirmando nuestra opinión de que no puede existir la plena soberanía nacional sin una verdadera soberanía popular, y ésta no es posible en ausencia de la democracia, fundada en el derecho de elegir y ser elegido y en el respeto a las decisiones de las mayorías sin detrimento de los derechos de las minorías;

  • inspirados en las prédicas del Padre Félix Varela, el ideario martiano y la doctrina socialcristiana, y animados por la vocación y el espíritu de servir,

nos hemos reunido para mancomunar nuestros esfuerzos, pacíficos y civilistas, en una organización política a la que nombramos Proyecto Demócrata Cubano (PDC).

Al PDC podrán pertenecer los ciudadanos, hombres y mujeres, mayores de edad que privilegien la solución pacífica y negociada de los conflictos, ratifiquen el derecho y el deber de los cubanos, y sólo de los cubanos, a participar en la renovación de nuestra sociedad sin injerencias foráneas y respeten y cumplan los estatutos de la institución.
En ella, y desde la sociedad civil, nos comprometemos a trabajar en la búsqueda de propuestas y alternativas viables para promover una transición pacífica hacia la democracia en Cuba.

Esta democracia liberal, participativa y plural, fruto de la soberanía popular, será el resultado de un nuevo Pacto Social, garantizada por el Estado de Derecho, en la que los poderes públicos -ejecutivo, legislativo y judicial- sean independientes entre sí y legitimada por elecciones libres mediante el sufragio universal directo y secreto.

Conseguir estos propósitos políticos implica, necesariamente, una renovación de la sociedad cubana desde la ética y la creación de una nueva cultura democrática de respeto y tolerancia. Para ello es imprescindible la observancia de todos los derechos humanos reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los pactos y convenciones sobre estos temas por las Naciones Unidas.

En el orden social, la organización defenderá la importancia de la familia como centro fundacional de la sociedad. Ésta es anterior al Estado y goza de derechos naturales. Luchará por el respeto a la dignidad de la persona humana y la eliminación de cualquier tipo de discriminación o marginación por motivos de género, raza, color, opinión política, religión, estatus económico, limitación física u orientación sexual. De igual manera, promocionará una cultura a favor de la vida, por lo que rechaza la pena de muerte y apoya toda iniciativa que, enmarcada en el humanismo cristiano, esté dirigida a ayudar a los que más sufren, por lo que promoverá la realización de una amnistía para los presos de conciencia y la revisión de todas las causas por motivos políticos.

En el orden económico el Proyecto Demócrata Cubano trabajará por la implementación de una economía solidaria fundamentada en la justicia social, la virtud del trabajo y en el respeto a la dignidad del trabajador. El derecho de éste a asociarse en sindicatos independientes, al rescate de su personalidad jurídica ante el empleador y a ejercer el derecho a huelga. El desarrollo de una economía social de mercado en la que el ciudadano sea legitimado en sus capacidades y potencialidades como sujeto económico, y en la que se le reconozcan todos los derechos a participar en las diferentes formas de propiedad y gestión empresarial, tanto privada, como cooperativa, mixta o estatal. Es mediante el mercado como medio y no como fin en sí mismo, sin el tutelaje lastrante del Estado, que la sociedad cubana podrá alcanzar el bien común y la persona humana podrá realizar a plenitud sus experiencias, capacidades e iniciativas singulares.

En la esfera internacional, el PDC identifica a Cuba como parte inseparable de la comunidad latinoamericana y caribeña de naciones. Apuesta al necesario fortalecimiento de la Organización de Naciones Unidas; defiende el respeto a la soberanía de los estados y a la solución pacífica de los conflictos; repudia la injerencia, la intervención y las agresiones militares y/o económicas de unos Estados por otros, por lo que considera el bloqueo a Cuba, por los gobiernos de los Estados Unidos, como un acto de fuerza injusto e ilegítimo.

Sobre estas consideraciones generales en lo político, social y económico, se fundamentará el programa de la organización.

El Proyecto Demócrata Cubano pretende trabajar desde estos presupuestos, para influir como una referencia política alternativa más ante los factores involucrados en un proceso de transición pacífica hacia la democracia en Cuba y de renovación de la sociedad cubana en un ambiente político de reconciliación nacional.

El Comité Gestor de esta iniciativa institucional se responsabilizará con la puesta en marcha de la misma, su dirección, la confección del programa y la solicitud de reconocimiento ante las autoridades del ministerio de justicia de la República de Cuba de acuerdo a la ley de asociaciones.

Rogamos a la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre para que proteja e ilumine a su pueblo cubano y les haga recuperar en la fe el perdón, el amor y la esperanza.

Comité Gestor PDC

 


[ Principal ] Quienes somos ] Carta fundacional ] Documentos ] Renovación ] Libro de visitantes ] Vínculos ]
PROYECTO DEMÓCRATA CUBANO
Calle 7ma. #49405 (altos), Playa de Guanabo; La Habana, Cuba. C.P. 19120. 
Telf. (537)
642-9371 Telefax: (537) 796-2636    Email: Prodecu@gmail.com